Defender la alegría como una trinchera, del escándalo, de la miseria y los miserables, de las ausencias transitorias, y las definitivas


Bona tarda a totes i a tots,
Quiero agradecer a Laia Serra, su constante defensa de un mundo donde los DDHH sean respetados, a Eva Moltó por cómo ha llevado la instrucción del caso de la muerte de Juan Andrés Benítez.
Y a vosotros, por participar habiendo venido esta tarde…pero además, agradecéroslo como un vecino más, no sé si como “ciudadano”, dada la situación de precariedad en la que vivimos muchos; porque cualquiera de vosotros, podría estar hoy dando un paseo mirando el mar, en casa leyendo, o sin hacer nada tirado en su sofá. Pero no, estáis aquí. Codo con codo. Sumando. No somos más importantes que ninguno de los que transita por esta ciudad ahora mismo, está claro, pero todos conocemos el poder de los medios: Hacerse visible comporta una oportunidad pero también un cuidadoso “estar atento” a decir la palabra correcta en el justo momento, y aunque bien es cierto que cada persona es, ejemplo o modelo única y exclusivamente de,… y para sí mismo, también he sido consciente durante este año de lo que implica estar en primera línea dando la cara.
Es ésta, la que os pido que pongáis hoy y en el aniversario de la muerte de Juan Andrés el 5 de Octubre.
Una vez más, quiero invitaros a cerrar los ojos,… y a pensaros… a que os veáís en el niño y la niña que fuisteis cada uno de vosotros…
en vuestro padre…en vuestra madre, vuestro barrio, los primeros amigos, los primeros amores… a cada una de esas niñas y niños que estáis visualizando hoy, quiero darles las gracias también, porque no abandonaron su sueño de vivir en un mundo bonito y justo; daros las gracias por todo el tiempo y el esfuerzo que dedicáis hoy día a ello y que a veces pasa desapercibido. No represento a nadie, simplemente soy un vecino más, creo que un buen amigo, dandoos las gracias!
Ha sido supongo el niño que habitaba en mí, el que surgiendo de imprevisto, ha gritado con fuerza para darme esta “cabezonería” de querer hacer justicia por Juan Andrés. Lo llevo escuchando un año dentro de mi cuerpo: ¡no abandones, adelante, sí se puede!. Continúa! No pares!…Y es que creo, que si de algo ha servido la muerte de Juan Andrés es para hacer que una vez más confluyan mucha personas y muchas sinergias, pidiendo participar en la gestión de los barrios, de sus espacios, de la sanidad, de la educación, de la arquitectura, espacios de creación, de los presupuestos, de la justicia,del modelo de ciudad en la que queremos habitar….y cómo no, de nuestra seguridad en ellas. ¿De qué herramientas disponemos?¿quién controla al que controla?
No podemos permitir la violencia ejercida contra los ciudadanos bajo la premisa de “legalidad o praxis”, porque entonces, estamos permitiendo que se convierta en violencia institucionalizada en manos de los poderes públicos, en “supuesto” terrorismo de estado contra los vecinos y vecinas cuando éstos no callan, cuando protestan, cuando se les reprime y se les insta mediante el uso de la violencia a abandonar la lucha por lo que consideran causas justas. Y lo son. ¿O Acaso es justo cómo los mossos golpearon a Juan Andrés esa noche? ¿es justo que la policía suba a tu casa a ver si has grabado la escena? ¿saber como un policía limpia una mancha de sangre, sabiendo que puede ser una prueba o que en el hospital no constara como ingresado? ¿que no avisaran nunca a su familia? ¿acaso es justo el tratamiento mediático que se hizo de Juan Andrés?…y claro, finalmente está la pregunta crucial:
¿estaría vivo Juan Andrés si los mossos no hubiesen intervenido esa noche?
Y en mi cabeza, sin saber porqué,sin saber porqué, retumba como una frase: “¡Ahora te vas a enterar maricón de mierda!”
Más allá de nombres y siglas, cada uno de los que estamos hoy aquí, tenemos inquietudes personales, deseos íntimos, miedos…y como no, esperanzas. Es ¡éste! el principal objetivo porque el que os he pedido que vengáis aquí hoy. Quizás muchos piensen que somos representantes de algo, yo creo que no, pero creo, que lo que se necesita, es esto que hoy podemos gritar desde aquí con fuerza con estas fotos: no estáis solos, es posible mantener viva la esperanza, tener ilusión, ganas, fuerza, coraje, empuje e incluso rabia si hace falta…y en cierta medida, nosotros podemos transmitir esa ilusión…otros sin embargo ya no podrán.
En aquellos días no vi pasar al honorable entusiasta de la autogestión, por la calle Aurora para ver el lugar de los hechos. No sé, que la regidora de este barrio haya visitado el muro que los vecinos dedicaron a Juan Andrés. Ahora ya no sé qué significan las palabras: rigor, pulcritud y honestidad. Y a pesar de que él nunca más… va a estar vivo, me pregunto desde el primer momento, desde aquella primera ofrenda de flores constantemente lo mismo: ¿en qué modelo de ciudad queremos vivir? Y una vez más sobrevuelan palabras por encima de todo: gentrificación, plan de usos, ordenanza de civismo, hambre en la población infantil, personas desalojadas, homofobia, turismo incívico, serofobia, estigmatización de todo un barrio…y así una larga lista…
Pero ha llegado la hora, ahora sí, ahora los vecinos y vecinas de Barcelona estamos más que hartos, y muchos nos sumamos a comprometernos y corresponsabilizarnos en cambiar el modelo, en cambiarlo todo, entendemos lo que significa de una vez por todas empoderarse, pasar de una anormalización a una normalización de los derechos humanos como prioridad absoluta.
Anem a recuperar el carrer!!
Anem a recuperar el que és nostre!
Vamos a recuperar lo que es nuestro, y lo digo en todos los sentidos que caben en esta frase.
¡Ni una persona más agredida por ser mujer, gay, lesbiana, transexual, negro,trabajadora sexual, pobre, indigente, seropositivo, emigrante, ni una persona más vejada al manifestarse por defender una ciudad más justa, ni un ojo más agredido en ninguna cara, ni una ley más sin nuestra opinión, ni un niño más reprendido por tener dos padres o dos madres, ni un niño más con hambre, ni un iaio más desatendido, ni un joven más teniendo que emigrar, ¡ya está bien, estamos hartos! ¡y es la hora! ¡Es nuestra hora! ¡es el momento de hacer nuestra propia historia! Ya está bien que se nos estigmatice y se nos criminalice porque se nos mida, desde la óptica de una ética burguesa de doble moral, como portadores de una vida equivocada. No soy, por tener más o menos, soy, porque simplemente estoy vivo, aquí y ahora y este es mi momento y el vuestro… y no podemos permitir que nadie nos arrebate la posibilidad de contemplar la belleza del futuro que queremos y vamos a construir, y que heredarán, nuestros niños y niñas, los que están y los que no han nacido aún. Por ellos y por los que ya no están entre nosotros, os pido y os agradezco que pongáis conmigo aquí y ahora, la cara.
Prou impunitat! Prou brutalitat!
Justicia Juan Andrés! ¡Justicia!
Gerardo Ariza
Anuncios

Responde

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s